jueves, 11 de diciembre de 2014

Ojo con lo que regalamos en Navidad

En las fechas en las que estamos, se aproxima una campaña muy importante de regalos que hacemos sobre todo a los/as más pequeños/as y queríamos poner el foco de atención en los modelos de muñeca que más se vende para niñas y preadolescentes. Hablamos de las Barbies, la muñeca más famosa de las últimas décadas y la favorita de la mayoría de niñas.

Esta muñeca sabemos (y si no lo sabemos ya lo recordamos aquí) que sería imposible que una mujer real pudiera tener sus dimensiones porque los intestinos no cabrían en su estrecha cintura, su cuello tan delgado no soportaría una cabeza tan grande y las proporciones entre sus largas piernas y el tronco haría que tuviese que caminar a cuatro patas.

Es por esto que hay que poner cuidado con los modelos que se les facilitan a las niñas desde pequeñas para que no supongan unos cánones de belleza a seguir que, evidentemente, no son reales. Con este planteamiento, el artista e investigador Nockolay Lamm inició un proyecto creando una Barbie basada en las proporciones reales de una joven norteamericana de 19 años.

Cuando se hizo público el prototipo de lo que se ha venido a llamar "la Barbie real", fueron muchas las personas que le preguntaron que dónde podían comprar este muñeca y fue cuando Lamm diseñó este juguete para poder comercializarla y sólo ya en la preventa 13.600 personas reservaron 19.000 muñecas. Con este dinero ha podido comenzar a fabricarla bajo el nombre de Lammily y se ha puesto a la venta a finales de noviembre.

Esta muñeca Lammily además de responder a unas medidas estándar de una chica real de 19 años, también incluye pegatinas para personalizarla con acné, celulitis o estrías, tan comunes en estas edades, así como heridas, pecas o moratones para posibles accidentes de la vida cotidiana.

A continuación os dejamos dos vídeos de cómo se transforma a una modelo hasta que se publica la foto en el anuncio. Es impresionante la diferencia entre el antes y el después!.

video


video